Mostrando entradas con la etiqueta sin importancia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sin importancia. Mostrar todas las entradas

jueves, 20 de octubre de 2016

Bomberos un trabajo de naturaleza excepcionalmente penosa, peligrosa, tóxica o insalubre

La edad ordinaria de jubilación puede ser rebajada o anticipada en aquellos grupos o actividades profesionales, cuyos trabajos sean de naturaleza excepcionalmente penosa, peligrosa, tóxica o insalubre y acusen elevados índices de morbilidad o mortalidad, siempre que los trabajadores afectados acrediten en la respectiva profesión o trabajo el mínimo de actividad que se establezca, se encuentren en situación de alta o asimilada a la de alta y cumplan los demás requisitos generales exigidos.
No todos los compañeros, llegan a jubilarse y algunos no viven muchos años para disfrutarlo
De acuerdo con lo previsto en el RD 383/2008, de 14 de marzo, podrá reconocerse pensión de jubilación, con una edad inferior a la ordinaria exigida en cada momento, a los trabajadores por cuenta ajena y empleados públicos, incluidos en el Régimen General de la Seguridad Social, que presten servicios como bomberos, en sus diferentes escalas, categorías o especialidades, en corporaciones locales, en comunidades autónomas, en el Ministerio de Defensa, en el Organismo Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea, así como en los consorcios o agrupaciones que pudieran tener constituidos las expresadas administraciones.
La edad ordinaria exigida en cada momento para el acceso a la pensión de jubilación se reducirá en un periodo equivalente al que resulte de aplicar a los años completos efectivamente trabajados como bombero el coeficiente reductor del 0,20.
La aplicación de la reducción de la edad de jubilación en ningún caso dará ocasión a que el interesado pueda acceder a la pensión de jubilación con una edad inferior a los 60 años, o a la de 59 en los supuestos en que se acrediten 35 o más años de cotización efectiva, sin cómputo de la parte proporcional correspondiente por pagas extraordinarias, por el ejercicio de la actividad de bombero.
Para el cómputo del tiempo efectivamente trabajado, se descontarán todas las faltas al trabajo, salvo las siguientes:
  • Las que tengan por motivo la baja médica por enfermedad común o profesional, o accidente, sea o no de trabajo. 
  • Las que tengan por motivo la suspensión del contrato de trabajo por maternidad, paternidad, adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo o riesgo durante la lactancia natural. 
  • Las autorizadas en las correspondientes disposiciones laborales con derecho a retribución.
El periodo de tiempo en que se reduce la edad de jubilación se considera como cotizado, únicamente, para determinar el porcentaje aplicable a la base reguladora.
Tanto la reducción de edad como el cómputo de ese período a efectos del porcentaje serán de aplicación, aunque la pensión se cause en cualquier otro régimen distinto al Régimen General.
Un estudio de 2014 en PDF
La mesa intersindical de los bomberos de Galicia, en la que se encuentran representados los efectivos de los parques salinienses, anunció ayer la intención .
Su Fondo de Reserva entrará en negativo a cierre del próximo año 
España es el país de Europa que menos dinero ha dedicado a las familias y más ha dedicado a los bancos

"Empleos de alto riesgo"

lunes, 10 de octubre de 2016

Las palabras son enanos, los ejemplos son gigantes

Las palabras son enanos, los ejemplos son gigantes.
"Proverbio suizo"
Que vueltas da la vida, las relaciones humanas, son tan difíciles de entender, que tras casi tres décadas de servicios de 24 horas, donde se desayuna, se come, se cena, donde se trabaja "codo con codo" y donde la gente, ¡se despelleja! cuando hay un conflicto inmediato unas veces o se deshace en lagrimas otras cuando todo se vuelve oscuridad... en un sitio, donde, cada uno sabe de que cojea el otro, pero nadie repara en sus defectos, exaltando los del resto como penitencia de orden del día, en una sucesión de días, meses, años... décadas, donde se renuevan los equipos, los camiones, las caras, pero donde esa filosofía y dinámica de convivencia, permanece intacta...

Las palabras son enanos, ¡vaya si lo son!, enanos en el sentido más insigne, "no valen nada" sobre todo cuando se desmientes con los hechos, los ejemplos... el modelo actual, es el de perpetuar el "mal ejemplo" y es curioso, por que si relatara los hechos recientes, no me haría falta aportar ni una sola critica, en modelos de conducta reprobables, que desde "abajo" han criticado lo que han hecho arriba, los mismos ejemplares, ¡la vida es una noria! unas veces triste, otras veces alegres, pero si no hacemos caso a las palabras, que nos mienten y atendemos a los hechos que nos relevan, vemos que la vida, es de lo más predecible.

Llegan compañeros jubilados, hace años, y preguntan ¡que..! ¿como van las cosas por aquí? -como siempre- es una respuesta ajustada a su sentido y sensibilidad, podrán pasar 10, 20 años, evolucionar los equipos y materiales pero te das cuenta, de que la mentalidad sigue anclada en el mismo mantra* donde se pueden distinguir los mismos ejemplos "iluminados" años atrás, modelos que se copian así mismos (*del budismo tibetano)
Soy ya viejo y he conocido muchos grandes problemas pero la mayoría de ellos jamás sucedieron. Mark Twain.
He vivido acontecimientos, donde las cosas parecían "No tener salida" donde el rumbo de los acontecimientos se dirigía a lo más oscuro, para al final, sin saber como, como en el viaje de una "noria" volver al mismo punto de origen, justo con esa frase de "servicio" tan usada como es el ¡borrón y cuenta nueva! justo para repetir, el mismo -error-

miércoles, 5 de octubre de 2016

Primero se enamoran de tus alas, después te las quieren cortar...

No te confíes 
tanto de los halagos 
recuerda que el hombre 
acaricia el caballo 
para poder montarlo

Primero se enamoran de tus alas,

después te las quieren cortar...


El ego distorsiona la realidad, suele ser desagradable, egoísta, malediciente, destructivo, y con tendencia a juzgar negativamente a los demás...
Original de Paul Combs, adaptado al castellano con fines didácticos 
¡Que que relación tienen "las alas" y el "ego", pues simplificando, que la gente con un "ego enorme" primero, quieren sacar algo de ti, lo que sea, en el servicio de bomberos, cada uno goza de un roll (merecido o no) esta el que arregla bicicletas, el que sabe de planos, el electricista, el cocinillas, el tío que sabe de ordenadores... y esta gente "narcisa" con uno como una casa de grande, cuando ve ¡el potencial! (por que además te lo dicen sin sonrojarse) tratan primero con halagos, de que "les hagas..." y luego sin ápice de vergüenza, darte la patada en el culo (queda mejor eso tan romántico de 1º enamorarse de tus alas 2º cortarte el vuelo), un consejo de la experiencia;
"Ten cuidado de quien confías! 
Recuerda que el diablo, 
antes de ser diablo fue ángel 
y Judas, 
antes de ser traidor fue discípulo."
No se puede, ni se debe de combatir un fuego desde el EGO...

sábado, 1 de octubre de 2016

De la libertad de los que hacen lo que quieren en el Cuerpo de bomberos al servicio pasivo de bomberos administrados

Cuando las personas tienen libertad
para hacer lo que quieren,
por lo general comienzan
a imitarse mutuamente. 
Françoise Sagan, Cuyo nombre real era Françoise Quoirez, fue una escritora francesa

El Cuerpo de bomberos, ¡vayamos por partes! (como diría Jack el Destripador)

  • Cuerpo; -referido- al "Conjunto de personas que, por ejercer una misma profesión o desempeñar una misma actividad, forman una unidad." ((cuerpo de bomberos; cuerpo de policía; cuerpo diplomático; las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado...))
  • Bombero, ra; m. y f. Persona que tiene por oficio extinguir incendios y prestar ayuda en otros siniestros.
En otras denominaciones, te encuentras con; "Servicio de Bomberos y Extinción de Incendios" una redundancia, ya que bomberos según la RAE ya aborda el significante de extinción de incendios.
  • Servicio; Organización y personal destinados a cuidar intereses o satisfacer necesidades del público o de alguna entidad oficial o privada.
En este sentido del termino "Servicio" del latín servitium 'esclavitud, servidumbre'... por ampliar cultura y conocimientos de lo que se habla...
Cuando se dice de un bombero, que esta de servicio, se refiere al "servicio activo" en cuanto a la "Situación laboral o, sobre todo, funcionarial, en la que una persona desempeña efectivamente el puesto que le corresponde."

Parece una clase de "Barrio Sesamo" y es que parece mentira que en pleno, siglo XXI, tengamos que ir al más elemental sentido del lenguaje para explicar, la complicada situación que padecen los Servicios Públicos de Bomberos Profesionales, hoy día.
De tal modo, te topas con todo tipo de situaciones, de hecho en la "administración publica" (se supone que es una sola) hay muchos modelos de gestión, diferentes de un mismo "Servicio" ahora referido al "Cuerpo de Bomberos" ¿nos hemos perdido? ¡verdad que no, a que es sencillo! no solo "perderse" sino llegar un momento, donde no se conoce ni el origen ni el destino final...

El problema viene del arte de disociar del mismo lenguaje, ¿como? es frecuente, leer en #RRSS ¡up´s! perdón por el "hastag" ó etiqueta, de ese acrónimo para definir las Redes Sociales,  donde decía el filósofo y escritor italiano, Unberto Ecco;
"El drama de Internet es que ha promovido al tonto del pueblo como el portador de la verdad"
Claves para Externalizar lo publico del año 1999
Te encuentras a verdaderos "portavoces de la verdad absoluta"... algo que no llega de "hoy" ni es culpa de las NTIC de los tiempos que corren, si hoy presumen de "nombre y dos apellidos" con narcisismo elevado, a finales del siglo pasado, lo hacían desde editoriales de revista con seudónimo (que hoy tanto critican), repitiendo por años, décadas en algún denostado caso, los mismos axiomas "anti-funcionarios públicos = bomberos" sin cejar empeño, por "disociar" esto es, separar una cosa de otra con la que estaba unida... ¡así mismo te encuentras a estos mesías de la verdad, hablando de "profesionales referidos a aficionados y cuestionando a la mínima oportunidad el mismo vocablo y significado de profesional" pero sin ponerse ni una sola vez colorado en un corolario histórico que no conoce la mínima pizca de vergüenza) ni propia, ni ajena....

Jamás tuve conocimiento de una "empresa privada que no haya quebrado" que contrate para un puesto "técnico" a un sujeto, que se niegue a "ejercer para la función por la que se le contrata" y por su manifiesta incapacidad (lo que se denomina, venirle grande el puesto) se dedique en "cuerpo y alma" a ensalzar la empresa pública, hablando de los defectos y veleidades desde su propia experiencia personal, la que se le consiente... ahora, 'dando la vuelta! a ese alter ego, cambia los papeles, entre la esfera "privada y publica" y ya, si que conozco de elementos, que desde un servicio publico, han hecho negocio y fortuna en la privada, sin agradecer un ápice a su experiencia personal y su faceta personal, el polemista y disociador, entre lo publico y privado, no es una propiedad bidireccional, ya te digo yo, que de haber entrado en una empresa privada a "no ejercer su competencia" en su cargo o jerarquía, lo habrían puesto en la calle "en cero coma"... ¡por desgracia en la publica, eso no sucede, y esos parasitos, son por demás "el drama de lo publico, que los eleva de tonto del servicio a portavoz de la verdad" más por insistencia de repetir 1000 veces una serie de mentiras que por "razón de ser" y sobre todo, por esa "falta de ser" que padece la empresa publica con respecto a la privada...
Solo te acuerdas de Santa Barbara cuando truena
Aunque la ley de bases de régimen local establece que todos los municipios de más de 20.000 habitantes deben tener un cuerpo de bomberos propio, ¿cuantos municipios de más de 20.000 habitantes carecen de un Parque dentro de su termino municipal? por que, de que sirve, pagar un IMPUESTO, TASA ó DISPENSA, de bomberos, si el parque físico esta a más tiempo del que tarda un pequeño conato de fuego en convertirse en un incendio plenamente desarrollado...
Podemos engañarnos entre nosotros, con pagos y el arte de disociar de la política, entre buenas palabras y mejores intenciones, pero no engañaremos a la física del fuego que cumple sus propios plazos.
¿Que es un Servicio Público en una democracia LowCost?

Hoy se barajan, formulas mágicas, de sacar duros a pesetas, entre Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, jugando con la patata caliente por la prestación del "Servicio de Bomberos", plantillas por debajo de mínimos, que se estiran con muchos parques o se falsean con divisiones de mini-dotaciones, que cuando salta una emergencia grave deja de relieve las deficiencias, pero que "a nadie importa" salvo al que se queda atascado en el cuello de esta ley del embudo""
No hace falta ser un genio para darse cuenta de que el mundo tiene problemas
Como se puede establecer una "regla fija" desde la óptica de un funcionario publico que esta entregado desde el minuto uno a la "empresa privada" o desde la empresa privada que vende s"u producto" a la empresa pública, de funcionarios que son a su vez "autónomos o empresarios u otra condición distinta" ¿donde reside la lealtad real? eso que llaman "dedicación al servicio".
Profesional; de la profesión u oficio o relacionado con ellos.
Es curioso, que si hablamos de mi vecino "Juan" que es una maquina jugando al fútbol en el equipo del barrio, nadie se cuestiona "si es mas profesional" que Cristiano Ronaldo o Mesi u otro" que es un "profesional" que ejerce la profesión de futbolista (que vive de su profesión) luego esto mismo se extrapola a bomberos, y llega el arte de disociar "separar una cosa de otra"... ¿por qué somos como somos?

miércoles, 26 de febrero de 2014

El peligro del fuego en España esta más localizado en los costes de intermediarios y vendedores de humos

El peligro del fuego en España 
Es el de pagar un precio demasiado alto por ir tras valores secundarios
 Pensado por esos "Fotogénicos" personajes y "postureros" escaladores sóciales

viernes, 8 de marzo de 2013

Hoy ser malo es quien respeta los valores de los demás como persona, los buenos son los complacientes

Soy un malo y eso es bueno,
 jamás seré bueno,
y eso no es malo,
y no me cambiaría por nadie. 

 Rompe Ralph, del día que descubrió su vocación de Bombero 

 Ser auténtico significa tener el valor de ser el que cada uno realmente es, en forma íntegra y sincera, sin tener en cuenta modelos externos, modas, tradiciones o creencias y aceptando todas las limitaciones y cualidades que cada uno posee.



martes, 26 de febrero de 2013

Hasta el más burro sabe que los incendios de verano se apagan en invierno

En España parece que se desconoce cómo "administrar los incendios" de un año para el siguiente.
Si bien el verano de 2012 ha sido de los peores que se recuerden, en cuanto a campañas "contra incendios" forestales, lejos de tomar nota y aprender del error, para este 2013 los "recortes en medios materiales, humanos y preventivos se hacen más patentes", es la política del pienso... ¡luego insisto!
Hasta el más burro sabe que los incendios de verano se apagan en invierno
De la filosofía detrás de las acciones;
# ¡si recortas! en "presupuesto contra incendios forestales" 
¿qué resultado se puede esperar para la campaña contra/incendios 2013? 
¿un milagro? hay que ser pero que muy "burro" para caer dos veces en la misma alfalfa...
Esto no es "el chocolate del loro", una frase muy usada en periodismo de tertulianos políticos hoy (para subir caché sin duda) que tiene su origen en el libro “Hablar con corrección", de don Pancracio Celdrán, donde "el chocolate del loro" se usa para designar aquella situación en la que tratan de equilibrar la economía doméstica prescindiendo únicamente de pequeños gastos, sin entrar en los grandes. Aquí "la alfalfa" es el chocolate de los cerebros que cobran por responsabilidad en un asunto donde, a la hora de la verdad, se ve que ¡no tienen ninguna! o "chocolate del burro o alfalfa del loro"
El fuego arrasó 140.000 hectáreas en España en 2012 ¿es un pequeño gasto? ¡en serio! tampoco nos importa nuestro mapa forestal ¿...? 
Sin duda debe importarnos "un bledo" (en leguaje coloquial sería más escatólogico y sería más acertado sin duda) 
Probablemente habrás escuchado decir a un político que había aprobado una norma legal porque hacía el mayor bien para el mayor número de ciudadanos. Tal vez haya escuchado a alguien justificar sus acciones porque eran para el bien general. Pues bien, tras el "éxito" del verano caluroso y fogoso de 2012 Español, para el 2013 ahí va la "coz".
¿A quién le echamos la culpa de esta falta de sensibilidad? ¿a la vaca?

jueves, 7 de febrero de 2013

Contra la herejía del chorizo del dinero público, la hoguera de las vanidades de masas que los sustentan

Descripción gráfica de la situación de bomberos y de lo que se debería hacer con los 
!chorizos -del dinero público- en España! 
Día sí, día también, la prensa y la televisión, repleta de "tertulianos al servicio político", nos destapan un nuevo caso de corrupción, "chorizos", a los llamados "mano larga del dinero público... y es que, por mucho que quieran convencernos de lo contrario, en política hay mucho "altruista de palabra" que no dé hecho que está para hacer negocios (algunos sucios y otros muy sucios)
Solución haberla "hayla", aunque sean sacadas de ideas de bombero... 
Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa. 
Mark Twain (1835-1910) Escritor y periodista estadounidense.

viernes, 25 de enero de 2013

Lecciones de liderazgo del modelo de gestión de un atentado en EE.UU como alegato de un desastre ecológico en España, excusa no pedida, acusación manifiesta.

Se puede presumir que el interés público es aquel que los hombres escogerían si vieran claramente, pensaran racionalmente y actuaran desinteresadamente. 

Walter Lippmann, un intelectual estadounidense
Lo que no entiendo es ¿de qué presumen nuestros gobiernos, jefes políticos y demás gerifaltes?... en prensa y televisión, hoy día, se está jugando un caso, el del Prestige, un buque petrolero monocasco de Liberia, que se hundió (atento al dato) el 19 de noviembre de 2002 frente a las costas de Galicia (España), ocasionando un vertido de fueloil que provocó uno de los mayores desastres ecológicos de la historia del país. 11 años para un juicio de este "calado" ¿no ves hilillos de chapapote adjuntos al problema?.

11 años después del hundimiento,  "el exministro de Fomento" responsable (que palabra más ambigua en el caso Español) declaraba;

"No imagino al director de Bomberos de Nueva York imputado por el 11-S" por Francisco Álvarez-Cascos

Comparto la foto del muro de Facebook; "Por un Nuevo Modelo de Democracia"
Tal y como se deja entrever en la leyenda de esa imagen, no creo que este señor sea la persona adecuada para impartir "Lecciones de liderazgo", ni para 'manchar' un desastre ecológico mal-comparado con el mayor atentado terrorista conocido...
"Excusatio non petita, accusatio manifesta"
Es una locución latina de origen medieval, la traducción literal es; 
"excusa no pedida, acusación manifiesta"
No obstante, no estaría de más explicar racionalmente el "chapapote" del caso Español (no 11 años despues) y las "Lecciones de liderazgo del 11 de septiembre" que nada tienen que ver ni con el caso, ni con las declaraciones "vertidas".

Entrevista con Joseph Pfeifer, del Cuerpo de Bomberos de Nueva York
Hace diez años, el 11 de septiembre de 2001, Joseph Pfeifer, jefe del Cuerpo de Bomberos de la ciudad de Nueva York, atendía una llamada de rutina cerca del World Trade Center cuando ocurrió la tragedia. Al ver el primer avión chocar contra la Torre Norte, él corrió hacia el lugar y envió una señal de alarma. Fue el primer jefe del Cuerpo de Bomberos de Nueva York (FDNY) en asumir el mando de la situación. Hoy, Pfeifer es jefe del Departamento de Contraterrorismo y de Preparación frente a Emergencias del Cuerpo de Bomberos de Nueva York y jefe del Comando General de la ciudad. Al revisar las ideas de diversos líderes para la elaboración de una versión ampliada de su libro Lista de control del Líder [The Leader's Checklist], que se publicará el 20 de septiembre, Michael Useem, profesor de Gestión de Wharton, conversó recientemente con Pfeifer sobre su papel al frente de las actividades de rescate del 11 de septiembre de 2001 y de qué manera aquel día moldeó su estilo de comando. Además, conversaron también acerca de lo que el cuerpo de bomberos de la ciudad está haciendo para enfrentarse con lo inesperado.
A continuación, una versión editada del encuentro.
Michael Useem: Joe, es un placer tenerlo aquí. Voy a pedirle, en primer lugar, que hable sobre su carrera en el Cuerpo de Bomberos de Nueva York, donde trabaja desde 1981. ¿Qué experiencias tuvieron mayor peso en su formación y de qué modo le enseñaron a liderar personas?

Joseph Pfeifer: Cuando llegué al cuerpo de bomberos, yo aún estaba en periodo de prácticas. Me dijeron que lo más importante era conocer el trabajo, saber lo que tenía que hacer. Comencé entonces a leer los manuales y los procedimientos para combatir incendios. Pero esa es sólo parte de la historia. La otra parte consistía en la experiencia en sí, lo que proporciona un conocimiento práctico de cómo forzar una puerta o subir en una escalera a 30 metros del suelo. Pero para ser un buen bombero, para ser bueno en cualquier cosa, es preciso tener cualificación para saber cómo actuar.

Cuando me convertí en oficial, no bastaba con saber qué hacer. Ahora, también era responsable de los bomberos. En realidad, fui consciente de verdad de esto después del 11 de septiembre. Yo estaba al mando de tres focos de incendio en el Bronx. Había unos 100 bomberos en el lugar y unas tres docenas de equipamientos. Cuando apagamos el fuego, yo me estaba marchando cuando un bombero bajó corriendo por la calle detrás de mí. Él gritaba: "¡Jefe, jefe, jefe!" Paré. Cuando me giré, él dijo: "Jefe, sólo quería decirle que pretendo seguirle en cualquier pasillo". Para un bombero, la parte más peligrosa es el pasillo: se transforma en una verdadera chimenea, con mucho humo y calor. Pensé que ese era un bonito cumplido.

Sólo después, cuando volví al coche, entendí que lo que él estaba diciendo era algo más que "pretendo seguirle". En realidad, lo que él dijo fue: "Estaré a su lado, voy a seguirlo, porque creo que con usted estaremos seguros. Él dijo aquello pensando en el modo en que yo me había comportado en el pasado. Dijo que me seguiría, que estaría conmigo cuando pasara algo de gran envergadura. Era una gran responsabilidad. Podía sentir la presión de tal responsabilidad. Él estaba siendo sincero.

Useem: Fue un momento de gran aprendizaje.

Pfeifer: Desde luego.

Useem: Joe, me gustaría hacerle una pregunta sobre una serie de documentos que ha ayudado a preparar. Se trata de un conjunto de listas de control para el Cuerpo de Bomberos de Nueva York. Hay una lista para casos de fugas radiactivas. Hay otra para cuando se produce la caída de un edificio. Tienen una lista de control llamada Mayday Checklist. Me gustaría que hablara un poco sobre cómo desarrollaron esas listas y, luego, sobre cómo las usan en la práctica los miembros del Cuerpo de Bomberos de Nueva York.

Pfeifer: Nuestras listas funcionan como atajos. En el caso de un incidente radiológico, que no es frecuente, necesitamos una lista de procedimientos a seguir. Durante un incendio, y a medida que va volviéndose cada vez más complejo, es preciso tomar decisiones. El nivel de estrés aumenta. Una de las situaciones más difíciles para quienes están al mando son los casos de Mayday. El Mayday es el mensaje de un bombero en situación grave: él puede estar atrapado o sin saber cómo salir de un edificio. Algo ha salido muy mal. Es una situación de vida o muerte. Inmediatamente, el nivel del estrés sube, y hay que lidiar con él; al mismo tiempo, sin embargo, tiene que combatir el fuego. Por lo tanto, usamos una lista de control y un acrónimo. La palabra que usamos es LUNAR. Con eso queremos saber el lugar donde está el bombero, su unidad, nombre, la tarea asignada y los recursos disponibles. Se trata de informaciones críticas, porque son garantía de que el bombero saldrá vivo del edificio. Nos permiten saber qué hay que hacer de inmediato, porque son bastante específicas.

Otra cosa en que estamos trabajando ahora es cómo usar la tecnología como lista de control. Por ejemplo, estamos desarrollando una pizarra de mando electrónica, o tal y como lo suelo llamar, una especie de command pad muy parecida al iPad. Podemos ver dónde están localizadas nuestras unidades en el interior de la estructura de un edificio. Una de las cosas más importantes para la seguridad consiste en hacer búsquedas en todos los pisos donde hay fuego, pero también en los pisos que no están afectados por él. Tenemos 15 minutos para poner en práctica ese procedimiento. Usamos señales visuales como lista de control. Si la búsqueda no concluye en 15 minutos, el piso quedará marcado en rojo en el command pad. Ésa es la señal para que el bombero al mando del incidente verifique el estatus de los que están haciendo las búsquedas.

Cuando concluimos una primera búsqueda, el lugar queda en amarillo. Si después de eso hacemos una segunda búsqueda, el lugar queda en verde. Usamos el sistema intuitivo de colores del semáforo —rojo, amarillo, verde— para dar al bombero al mando del incidente las mismas pistas que él tendría si tuviera una lista de control, sólo que ahora en formato visual.

Useem: En cuanto al Mayday Checklist, me ha parecido que tenían un número muy grande de ítems, todos ellos imprescindibles para la misión, y que a usted probablemente le gustaría que sus oficiales revisaran uno por uno. Uno de ellos me llamó especialmente la atención cuando participé en su programa de entrenamiento junto con siete compañeros hace algunos meses. La señal de Mayday forma parte del protocolo de la lista de control. Si un bombero estuviera atrapado y dijera: "Mayday", tendría que repetirlo tres veces. ¿Por qué es importante?

Pfeifer: Es importante porque estamos lidiando con un medio de comunicación inalámbrico. Estamos operando por radio. Queremos tener certeza de que el mensaje será transmitido. Si un bombero está en peligro, dirá: "Mayday, Mayday, Mayday" y, a continuación, transmitirá el mensaje. Con eso, garantizamos que el mensaje que se va a transmitir se oiga. También es una señal para los otros bomberos para que dejen de conversar por la radio y escuchen. Con sólo tres palabras, comunicamos muchas cosas.

Useem: Hablando de Mayday, el destino quiso que en la mañana del 11 de septiembre usted estuviera cerca del World Trade Center inspeccionando una fuga de gas. Era un día como otro cualquiera. Poco antes de las 9 de la mañana —a las 8 horas y 46 minutos para ser más exactos—miró hacia arriba y vio el primer avión impactar contra la Torre Norte. Usted era el comandante de mayor graduación en las inmediaciones del World Trade Center y tuvo un papel muy importante en el desplazamiento de los bomberos y del personal del servicio de emergencia al lugar de la tragedia. También fue el comandante de las operaciones en la Torre Norte. Me gustaría que nos transportara de nuevo a aquella mañana del 11 de septiembre, a las 8 horas y 30 minutos, y nos contara qué pasó en las horas posteriores.

Pfeifer: En la mañana del 11 de septiembre estábamos verificando una fuga de gas en la calle. Era una emergencia común del día a día. A las 8 horas y 46 minutos oímos el fuerte sonido de un avión. No es normal oír ese tipo de ruido en Manhattan debido a la altura de los edificios. Vimos cuando el avión apuntó hacia la Torre Norte y colisionó con ella. En aquel momento supimos que tendríamos ante nosotros el mayor siniestro de nuestras vidas. Mandé un mensaje de radio transmitiendo una segunda alarma. Dije a los bomberos que estaban conmigo que me acompañaran al lugar del siniestro.

Más o menos un minuto después, con muy poco tiempo para pensar, envié otro mensaje, una tercera alarma, en que decía claramente que necesitábamos más recursos. Le dije al encargado de la liberación de los coches de bomberos que el avión había chocado contra el edificio. Sabía que no había sido un mero accidente, que era un acto terrorista. A continuación, di otras órdenes. Dije dónde me gustaría que los bomberos se posicionaran y donde me gustaría que entraran.

Recuerdo cuando entré en el vestíbulo de la Torre Norte del World Trade Center. Era como si el avión hubiera chocado exactamente con aquel lugar. Había escombros por todas partes, pedazos de vidrio, personas heridas, algunas de ellas quemadas. Subí hasta la dirección de seguridad contra incendios y me informaron de que el fuego estaba en algún lugar por encima del piso 78. A medida que los bomberos fueron entrando en el edificio, di la siguiente orden: ellos debían subir, sacar a las personas del edificio y rescatar a aquellas que no podían salir por su cuenta. Les dije que fueran hasta el piso 70. En aquella época creí que ocho pisos eran una buena medida de seguridad. Nosotros nos encontraríamos allí e intentaríamos a continuación sacar a las personas que estuvieran en los pisos por encima del fuego.

En ese intervalo de tiempo, un poco antes de las 9 horas, dimos orden de evacuar la Torre Sur. Pero pocos minutos después, a las 9 horas y 03 minutos, oímos otro sonido muy fuerte: era el segundo avión que chocaba con La Torre Sur. En aquel momento dividimos el mando de las operaciones. Había un comandante en la Torre Norte y otro en la Torre Sur. Nuestro jefe de departamento, el comandante general de la operación, estaba al otro lado de la calle. Los bomberos entraban en el edificio y comenzaban a subir los pisos. Ellos apremiaban a las personas para que descendieran: "No paren. Continúen bajando. Vayan descendiendo. Salgan del edificio".

Entonces, a las 9 horas y 59 minutos de aquella mañana, oímos el estruendo de un derrumbamiento. Caminamos cerca de 20 metros de donde estábamos, en el vestíbulo, hasta un pasaje que daba a la calle West. El vestíbulo estaba cubierto de polvo y quedó completamente a oscuras. Trabajar en la oscuridad no es una novedad para los bomberos. Lo hacemos todo el tiempo. Pero, en aquel momento, otros jefes decían que teníamos que salir del edificio. Era importante que lo hiciéramos. Teníamos que salir. Era imposible dirigir las operaciones desde el vestíbulo. Teníamos que salir. Yo sabía cómo salir del edificio. Aquel era mi edificio. Había estado allí cientos de veces. Eso me dio algo más de tiempo para pensar. En aquellos pocos segundos, supe que si no era posible dirigir las operaciones desde allí, los bomberos también tenían que salir. Cogí entonces mi radio portátil y dije: "Orden para todas las unidades en la Torre 1: evacuen el edificio". Los bomberos comenzaron a descender.

Como estaban muchos pisos por encima de nosotros, tardaron en descender. Lo que no sabíamos en aquella época era que estábamos quedándonos sin tiempo. Mientras los bomberos descendían, no pensaban sólo en sí mismos. Recuerdo a un teniente que paró —creo que fue en el noveno piso— y dirigió a otros bomberos para que fueran por otra escalera, porque la escalera en que estaban acabaría llevándolos a un área llena de escombros. Otra unidad, la Brigada Seis, paró y vio una mujer que ya no podía seguir. Ellos la cogieron y la ayudaron a descender la escalera.

Llegamos a la calle y, de píe frente al World Trade Center, no podíamos decir qué había sucedido. Había escombros y polvo por todas partes. Nadie nos había dicho que un edificio entero de 110 pisos se había desmoronado completamente. Fue entonces, a las 10 horas y 28 minutos de aquella mañana, cuando oímos el estruendo de la Torre Norte al caer. Comenzamos a correr. Pero la ropa de bombero no nos permitía correr deprisa o muy lejos, por eso nos agachamos detrás de un camión. Aquella bella mañana soleada de verano se quedó totalmente oscura. No podías ver ni tu propia mano delante de tu cara. Solo podíamos oír el acero despedazándose detrás de nosotros. Tan sólo estábamos esperando el momento de ser aplastados, porque sabíamos que estábamos demasiado cerca del World Trade Center.

El ruido cesó por completo. Silencio total. La radio se quedó muda. Sólo se oía el sonido lúgubre del silencio absoluto. Fue como una segunda tempestad de nieve. Era un sonido apagado. Después de levantarnos y caminar en dirección al World Trade Center, o al lugar donde estaba, sólo vimos escombros. No conseguíamos creer que los edificios —las dos torres— habían caído por completo. Por la radio oí una llamada de la Brigada Seis: "Brigada Seis a comando. Estamos atrapados en la escalera B del cuarto piso". Miré hacia la pila de escombros, y aunque conocía bien el edificio, no tenía la mínima idea de dónde estaba el capitán.

Ese era el capitán que estaba llevando a la mujer que no se podía mover. Como tuvieron que descender más despacio, consiguieron sobrevivir en una pequeña bolsa de aire. El capitán salvó a su equipo y a la mujer, desde luego una historia milagrosa. Pero hay otras historias, como la del teniente del coche 33 y los 343 bomberos que murieron. En total, perdimos 2.750 personas en Nueva York. Pero, entre los destrozos y en medio del dolor, tuvimos atisbos de esperanza. Sabe, el terrorismo intenta acabar con la esperanza de las personas. Pero lo que vimos aquel día fue personas intentando ayudarse las unas a las otras. Lo que vimos los días y los meses siguientes fue la silueta de un bombero en la pila de escombros de la Zona Cero, primero, intentando hacer algún rescate y, después, recuperar a aquellos que perdimos.

Es importante que no nos fijemos exclusivamente en la tristeza de aquel día, porque salvamos, sí, a 20.000 personas. El 11 de septiembre es algo diferente: no es sólo un evento para la ciudad de Nueva York, o para EEUU. Se trata de un acontecimiento internacional porque en cualquier lugar del mundo las personas pudieron ver lo que ocurrió, a través de los medios de comunicación, en una especie de trauma global. Diez años después de aquella fecha, este evento da a la comunidad internacional una voz contra el terrorismo, contra aquella bomba que explota al lado de una carretera, o en un hotel. Es una voz unísona, una voz mundial que dice que el terrorismo es algo equivocado. Por lo tanto, el décimo aniversario del 11 de septiembre —y otros aniversarios— es, en realidad, un evento internacional que da voz a todas las víctimas del terror.

Useem: Joe, sé que transcurridos diez años desde los atentados ha pasado mucho tiempo reflexionando sobre lo acontecido, inclusive sobre las implicaciones que ha tenido para el liderazgo y sobre cómo atravesar una crisis de esa envergadura. Trabaja con la Comisión del 11 de septiembre. Ha escrito sobre lo que ocurrió y las lecciones que se aprendieron. Hable un poco, por favor, sobre esas lecciones en que ha trabajado después de los acontecimientos de aquel día terrible.

Pfeifer: Creo que el Informe de la Comisión del 11 de septiembre resumió bien el espíritu de lo que ocurrió cuando dijo que faltó compartir informaciones. Desde luego hubo informaciones que no se compartieron con la comunidad de inteligencia antes de los eventos de 11 de septiembre. Pero hubo también falta de reparto de información entre los que atendieron la llamada de emergencia: la policía y el cuerpo de bomberos. Creo que una de las lecciones más importantes que aprendimos fue que, durante un evento de dimensiones catastróficas, tenemos que dividir lo que sabemos. Hay también un sentido de interdependencia. Tenemos que trabajar juntos. Una de las cosas sobre las que escribí es que durante un evento de gran tamaño siempre habrá corporativismo, es decir, a medida que el incidente aumenta de proporción, los grupos se vuelven hacia sus pares: bomberos recurren a bomberos, policías recurren a policías y los grupos médicos forman grupos propios. Durante una tragedia, sin embargo, tenemos que hacer lo opuesto. Esos grupos necesitan colaborar mutuamente. Cuando analizamos otros grandes desastres en el mundo—un terremoto, un tsunami, otros atentados terroristas— vemos que es preciso que los grupos se unan, se comuniquen y trabajen en asociación para lidiar con la catástrofe.

Useem: Sé que desde entonces ha pasado mucho tiempo trabajando en esa integración y en la capacidad de comunicación. Ahora que asumió nuevas responsabilidades como jefe de Contraterrorismo de la Ciudad de Nueva York, ¿qué es lo que le preocupa actualmente, diez años después del 11 de septiembre?

Pfeifer: En mi trabajo hay muchas cosas que me quitan el sueño. Una de las cosas que más me preocupan es el tipo de ataque ocurrido en Mumbai hace algunos años. Hoy se habla de ataque al estilo de Mumbai, con diferentes tiradores en puntos distintos usando dispositivos de explosión improvisados y fuego. Son esas tres armas —fusiles o metralletas, explosivos y fuego— los que me quitan el sueño por la noche. Combinadas, son más mortales que cualquiera otra cosa. No fueron los aviones los que derrumbaron el World Trade Center. Fue el fuego. Eso muestra que los terroristas están comenzando a aprender con la experiencia. Tenemos que hacer lo mismo.

Para enfrentarnos a un evento que recurre a múltiples tipos de armas, múltiples medios de ataque, tenemos que trabajar en asociación. Eso es algo que nos preocupa en Nueva York. Estoy en contacto con Londres, y veo que ellos también están preocupados. Pero creo que si compartimos informaciones con Nueva York y otras ciudades, estaremos mejor preparados para lidiar con ese tipo de evento, si ocurre.

Useem: Joe, una última pregunta. Usted trabaja desde hace 30 años en el Cuerpo de Bomberos de Nueva York. Estuvo en la Zona Cero el 11 de septiembre. En los últimos diez años ha reflexionado mucho sobre qué hacer a partir de esa experiencia para estar preparado frente a lo que pueda suceder en el futuro. Eventos catastróficos como el de la fuga de petróleo de BP en el Golfo, el desastre con los reactores de Fukushima en Japón y la destrucción en Haití provocada por el terremoto dejaron claro la necesidad de reflexionar sobre esas tragedias. Según su experiencia en el Cuerpo de Bomberos de Nueva York el 11 de septiembre y ahora pasados diez años, ¿qué consejo daría a los responsables en el sector privado, público y en las organizaciones sin fines de lucro respecto a qué hacer para enfrentarse a un evento catastrófico?

Pfeifer: Frente a eventos de ese tipo pensamos inmediatamente en cómo gestionarlos, o según se dice en el argot militar, qué estrategia de comando y control adoptar. Queremos que alguien lo controle todo. Creo que aprendimos con el 11 de septiembre, y con esos eventos de gran tamaño, que no es lo que hacen los líderes. Durante un evento catastrófico el líder hace más cosas que sólo controlar un evento. Ellos hacen otras tres cosas: conectan, colaboran y coordinan.

Cuando ocurre un evento, la primera cosa que hay que hacer es formar de forma rápida en el lugar del accidente redes de comunicación entre bomberos, equipos de rescate, policía y personal médico, de manera que puedan comenzar a comunicarse y a trabajar juntos. Fuera del lugar del accidente tenemos que conectar con aquellas operaciones de emergencia que hemos creado de manera que las informaciones sean comunicadas, por ejemplo, de la ciudad de Nueva York al Estado y al centro nacional de operaciones en Washington, D.C.

Cuando hayamos formado esas redes, los comandantes y las personas encargadas de lidiar con el evento necesitan reunirse y colaborar unas con otras. Tiene lugar entonces un ensanchamiento del comando, que deja de ser dirigido por una sola persona. En ese momento entran en escena las personas encargadas de tomar decisiones, que se reúnen y deciden qué hacer. Su tarea consiste en coordinar los recursos necesarios para hacer el trabajo. Hoy sabemos que no basta con un sólo tipo de recurso; son necesarios recursos de varios tipos. Por ejemplo, durante el huracán Katrina, en Nueva Orleans, la guardia costera fue la encargada de identificar focos de incendio. Los bomberos de Nueva Orleans, en asociación con el cuerpo de bomberos de Nueva York, se encargaban de apagar esos incendios, pero para eso recurrían al apoyo de la policía como medida de protección. Fue una combinación y coordinación de recursos. Por lo tanto, el liderazgo durante un desastre, ya se trate de una situación de emergencia, o de una situación en el ámbito de los negocios o en el de las organizaciones sin fines de lucro, debe comportarse de tal modo que se verifique la combinación de lo que llamamos C5: comando y control, conexión, colaboración y coordinación.

Useem: Joe, muchas gracias por los 30 años de servicios prestados a la ciudad de Nueva York. Gracias por poner su liderazgo y su vida en riesgo en aquella mañana trágica del 11 de septiembre. Gracias por las ideas que ha tenido en estos últimos diez años en que ha estado reflexionando sobre el 11 de septiembre y las amenazas a que todos nos enfrentamos hoy en día, de manera que podamos estar más preparados para lidiar con los desastres que puedan ocurrir un día. Tenemos que estar listos para hacer lo haya que hacer —Dios no lo quiera— cuando ocurra otro desastre.

miércoles, 13 de junio de 2012

Una vergüenza nacional Made in Spain; España tiene más políticos que policías, médicos y bomberos juntos.

Foro; España tiene más políticos que policías, médicos y bomberos  juntos.
 Con tantas recomendaciones como nos llegan desde Alemania, cabe recordar "un viejo proverbio alemán", que dice así:
“¿Qué sentido tiene correr cuando estamos en la carretera equivocada?
Actualmente, el gobierno propone que en "la administración hay que adelgazar gastos" -correcto- y propone como solución despedir a la "gente que trabaja con sueldos más bajos, cargos de menos peso y "gente legal", y al tiempo no hace más que nombrar nuevos asesores políticos, cargos a dedo, personal escogido de sus círculos inmediatos, con salarios, privilegios y con barra libre… ya que quien paga es el Estado, o sea, todos… ¡pagado de nuestros impuestos, mangoneado de nuestros servicios esenciales, salud, educación y seguridad, algo en lo que el Español medio no parece tener mucha conciencia...

El Gobierno de "España" dice que tan sólo atiende "mandatos" y "recomendaciones de ajustes" que llegan de Europa, algo "incierto", ya que la voz de alarma del "overbooking" de -cargos políticos- a dedo, que cobran de la administración española, es un mal "institucionalizado" a políticos de izquierdas y derechas ((en esto no parecen estar en desacuerdo)).

Dios no juega a los dados, dijo Albert Einstein en una ocasión, las casualidades no existen, tan sólo el resultado de la mala praxis* política y sus nefastos resultados…

* El término «praxis» es utilizado aquí por oposición al término «conducta». La conducta es un concepto etológico o psicológico; la praxis es un concepto antropológico (la praxis presupone la conducta, y aún vuelve a ser una nueva forma de conducta cuando, por ejemplo, se automatiza como rutina).

Muchas veces castiga Dios con lo que da, y premia con lo que niega, y es que "tenemos Gobiernos" que -desde su prensa afin-, el 4º poder, mientras los de "abajo", los que depositan su confianza en estos líderes de barro, los "que les votan", se dividen entre políticas de "supuestas izquierdas y derechas" -que a fin de cuentas son la misma cosa- secundan, a la hora de los hechos, las mismas pifias políticas de los de "arriba"…
Lee completo el artículo en prensa... y si eres de los que no está hipotecado "políticamente hablando", opina:

martes, 22 de mayo de 2012

La vida es como la bicicleta, hay que pedalear hacia adelante para no perder el equilibrio, piromanía sobre dos ruedas

La vida es como una bicicleta, el fuego se lo pegan los otros :
“La vida es como la bicicleta, hay que pedalear hacia adelante para no perder el equilibrio”. 
Albert Einstein
Piromanía sobre dos ruedas

La historia de la humanidad comenzó con el descubrimiento del fuego, y arrancó con la invención de la rueda, juntando fuego y ruedas cualquiera sabe donde iremos a parar... un viejo refrán dice;
"Con una rueda, no anda una carreta"

lunes, 9 de abril de 2012

¿En qué se parecen los recortes en servicios públicos de emergencias y los calendarios de bomberos? cambiando de ropa de interior


No creo en una vida más allá, pero, por si acaso, me he cambiado de ropa interior. 
Woody Allen

¿En qué se parecen los Recortes post-crisis "2008.-201x" y los calendarios de Bomberos?
Por lo que pueda pasar, vete "cambiando de ropa de interior".
Acerca de la imagen, se trata de un Spot publicitario de una campaña de 1998 en Dallas, EE.UU.

sábado, 7 de abril de 2012

Los cada vez más pesados protocolos de bombero o la filosofía del chatarrero...


El "sistema de bomberos" el System Bomber... o la filosofía del chatarrero...

Pronto sacarán plazas de "sherpa" a este paso. "El bombero deberá subir, además de su EPI+ERA completo, una pala, un pico, una maza, de dos a cuatro mangueras, un extintor, un abrepuertas, dos cocacolas, una cámara térmica, surtidor, otro de repuesto por si este falla y otro más por si falla el de repuesto, la caja de herramientas, el generador de espuma y un crucifijo si la cosa se pone fea...".


Cada día los protocolos de bomberos cargan de más y más herramientas al bombero de servicio... Cada día las plantillas se quedan más y más atrás en plantillas de personal, en el caso de España, donde se nos compara un día sí y otro también con nuestros homólogos europeos (para lo malo) no se dice nada de "quintuplicar" los efectivos humanos para estar al día con "Europa" ((unas veces España es el Norte de África y otras nos pasan de Escandinavia para arriba... en plan Vickingo´s, cascos y cuernos a parte))



¿Quién ha dicho que las quejas no pueden ser creativas? del Blog de vuelta con el cuaderno
Como bombero urbano, cuando se recibe un aviso y salta el modo "reactivo", llamada, alerta, carreras por el parque hasta las cocheras, carreras por las calles del pueblo-ciudad de 170.000 habitantes, hasta el lugar del incidente, de lo que te cuentan en un principio a lo que te encuentras al final, a veces va un mundo... ¿qué equipo coger? ¡mangueras, rompe puertas, hacha, barra americana, máscaras de auxilio, extintores, abrelatas, lápiz de uñas, barras de labios ¿...? ¡ejem! pues eso, que se nos va el Stº al cielo en más de una ocasión... Por suerte, a nadie (nadie con cargo y que no tenga que cargar con el material por lo visto) le dio por "PESAR a un BOMBERO"... a ver ¿cuánto pesa un bombero con el EPI? y ¿cuánto pesa un bombero con el EPI+ERA + todo el material que tiene que cargar escaleras arriba...? se dice que sólo con EPI+ERA pesamos 38 kilos de más, con hachas, mazas de 6 kilos, mangueras, máscaras, cuerdas, etcétera, ese peso se dispara...



¿Quién ha dicho que las quejas no pueden ser creativas? del Blog de vuelta con el cuaderno
Al igual que sucede con los peces en la pecera ¿no tenéis pecera? os lo cuento, el PEZ herido, el que muestra debilidad, el que "se queja" ¡es devorado sin piedad por sus congéneres! pues, siguiendo la metáfora, decía que un Parque de Bomberos es como "una pecera", al que apela a la cordura (ya no es ni queja) se le devora sin piedad... ¿mira el marica ese? lo bueno es que te lo suele decir alguien a quien, por norma y filosofía de vida, no le suele ocupar el problema, ese y no otro es el problema de los problemas en España, mientras los que piensan soluciones no se ven afectados por los problemas de subordinados ¿para qué se van a tomar medidas?

Esta es otra de esas reflexiones "sin importancia" o de las que importan a una minoría que a nadie importa.


El protocolo de actuación es el instrumento básico para garantizar la coordinación entre los miembros de un mismo equipo (->de bomberos) tiene un carácter orientador, y sólo pretende facilitar la intervención en las operaciones a las que se destina, intervenciones en vivienda, en garajes, en accidentes de tráfico…
La redacción de un protocolo eficaz debe surgir de la "lluvia de ideas" del "equipo" que lo tiene que ejecutar, el protocolo redactado como una cábala por un solo sujeto, ni es real, ni es eficaz, ni sirve para el objetivo que se destina… es lo que hay, es lo que tenemos… no hay más.